Amigo Imaginario

Stephen Chbosky

Planeta

Christopher tiene siete años. Christopher es nuevo en la ciudad. Christopher tiene un amigo imaginario. Podemos tragarnos nuestro miedo o dejar que nos devore.

Sinopsis

Christopher tiene siete años.
Christopher es nuevo en la ciudad.
Christopher tiene un amigo imaginario.

Podemos tragarnos nuestro miedo o dejar que nos devore.

Kate Reese es madre soltera y vive una relación abusiva. Sabe que no quiere esa vida para su hijo Christopher, así que a la mitad de la noche toma las llaves de su auto y escapa con él a Mill Grove, Pensilvania, una ciudad pequeña y aislada, donde la comunidad es muy unida y en la que solo hay una carretera para entrar o salir. Parece el lugar perfecto para iniciar una nueva vida.

Al llegar ahí, Christopher desaparece. Durante seis días nadie sabe nada de él, hasta que lo encuentran en el bosque a las afueras de la ciudad. Aparentemente está ileso, pero algo dentro de él ha cambiado. Una voz en su cabeza le ordena una misión que solo él puede llevar a cabo: debe construir una casa del árbol en el bosque antes de Navidad; de lo contrario, su madre y todos en la ciudad no volverán a ser los mismos.

Reseña

En víspera de Halloween este mes no podía faltar un libro de terror o suspenso dentro de mis lecturas y decidí darle la oportunidad al nuevo libro del autor Stephen Chbosky, Amigo Imaginario. Conocía la novedad pero tenía el pensamiento de que era un libro infantil, hasta que leí la sinopsis por la recomendación de un actor de Supernatural que ví en twitter y caí en cuenta de que era un libro de terror y además de eso era EL libro, pues costa de unas 800 pág más o menos.

Tenemos de protagonista principal a Christopher, un niño de siete años que se ha mudado a un pequeño pueblo junto con su madre Kate Reese. Ellos no han tenido una vida fácil y llegan a la ciudad de Mill Grove huyendo de la pareja actual de Kate. Christopher a pesar de su edad entiende muchas cosas que su madre trata de ocultarle para no herirlo o hacer que se sienta triste, por eso él trata siempre de esforzarse en todo para hacer a su madre feliz.

Luego de unas semanas en el pueblo Christopher se pierde en el bosque y aparece seis días después pero siendo diferente, su inteligencia se ha desarrollado de manera rápida, puede escuchar lo que siente las personas a su alrededor y la suerte de su madre cambia gracias a su nuevo amigo, además ahora él puede ver el mundo imaginario, un lugar donde viven las peores pesadillas, y debe de ayudar al hombre amable a construir una casa en el árbol para que el niño pueda ir y venir al mundo imaginario a su antojo, pero debe de tener cuidado de la mujer siseante pues si ella lo atrapa no podrá regresar jamás al mundo real. Algo que no debe olvidar es que siempre debe de ir allá siendo de día, jamás de noche y por nada del mundo debe de salir de la calle.

Christopher sabe que hace cincuenta años un niño llamado David Olson que vivía en su misma calle se perdió en el bosque tratando de destruir a la mujer siseante, él fue el último niño que trato de ayudar al hombre amable a detener a ese monstruo que quiere unir el mundo imaginario con el real. Tienen hasta Navidad para construir la casa y evitar que ella gane la batalla esta vez. Pero mientras él está en el mundo imaginario tratando de salvar a todos, en el mundo real, su madre, un viejo casi con ceguera y el alguacil tratan de luchar contra la voz susurrante y descubrir la verdad tras la desaparición de David.

En esta historia todos los personajes tiene voz, cada habitante del pueblo vive o vivió una situación que los marcó y los atormenta cada día. El alguacil perdió a una niña y jamás ha podido perdonar no haber hecho más por ella, el viejo Ambrose Olson no descansa desde que su hermano se perdió hace cincuenta años, la familia Collins trata de aparentar lo que no son y educar a su hijo dejandolo en el frío de la noche, la sra Henderson siempre esta triste porque su esposo ya no le presta atención, la srta Lasko ahoga sus penas en el alcohol para así no soportar el dolor de la perdida, Jenny cada noche se encierra en su habitación con llave para que nadie entre hacerle daño, Mary Katherine trata de ser lo más religiosa posible para complacer a sus estrictos padres, y ahora Christopher sabe que tiene una tarea muy importante para salvar el futuro de todos, debe de reunir las fuerzas necesarias para vencer sus miedos a sus perores pesadillas y derrotar al mal antes de que sea demasiado tarde para todos.

Aquí cada tormento tiene su propio protagonismo, es por eso que se vuelve un libro extenso y de tantas páginas al tratar de adentrarnos en cada situación. Stephen Chbosky nos detalla a la perfección esos pensamientos perturbadores de cada personajes, las voces susurrantes que los conducen a vivir sus peores pesadillas, nos describe un mundo espeluznantes de tormentos que tienen que vivir una y otra vez por toda la eternidad, sintiendo todo mientras sus ojos y bocas se encuentran cosidas.

Toda la historia es bastante atractiva y de verdad que engancha, disfruté muchísimo cada capítulo, aunque el final tuve que leerlo a un ritmo más lento para entender mejor el porqué de todo lo que se había narrado y juntar las piezas para darle coherencia a un final que me pareció un tanto llamativo, único y algo flojo a la vez pero que igual disfruté.

El autor hilo cada historia hasta convertir una obra maestra que atrapa desde un prólogo bastante oscuro y aterrador. En esta novela debes dejar volar tu imaginación al máximo para poder sentir el mismo terror y vivir ese suspenso que transmiten cada capítulo del libro y que va en aumento hasta desembocar en un final un tanto sorprendente.

No deben de tenerle temor a las casi 800 pág de este libro, creo que es uno de los motivos por el cual nos frenamos a la hora de elegir esta lectura, porque pensamos que pasaremos muchísimos días leyéndola y la verdad es todo lo contrario, Amigo Imaginario es una novela que cautiva tanto que no notaras sus muchas páginas. En lo personal sentí que todo se desarrollaba lento pero cada capítulo me dejaba con un grado de ansiedad que hasta el día de hoy no puedo olvidar todo lo que contienen sus páginas y no puedo creer que ya lo terminé, quiero seguir leyendo pero no hay más historia.

El principio de todo en esa narración de lo sucedido hace cincuenta años es lo que en verdad me atrapó, el querer descubrir lo que pasó, y lo que pasará ahora con Christopher es el detonante para volver esta lectura realmente adictiva. Recordé mucho la película Silent Hill por lo que iba sucediendo en el mundo imaginario, a lo mejor no tengan tanta similitud pero tuve esa sensación y flashback de la película siempre presente.

Esta es una novela pura de terror y suspenso psicológico que en verdad te puede obsesionar, a lo mejor no aterrar, pero sí se meterá en tu piel de tal manera que no podrás olvidarla fácilmente.

Recomiendo a los lectores que les gusta el terror o suspense que le den una oportunidad a este libro, es una obra magistral de principio a fin, no se intimiden por su cantidad de páginas es algo que ni notaras una vez que quedes atrapada entre la prosa ligera y fácil de su narración.

Kate Reese no era una madre terrible. Era muy buena. Ser la madre de Christopher era lo único en lo que era muy buena. Y una maldita perra estaba imitándola a la perfección para convencerla de lo contrario. Algo quería que Christopher se tomara las pastillas. Algo quería que su hijo durmiera. Algo quería a su hijo.

¡Anímate a comentar! Los blogs se alimentan de comentarios y estaría encantada de leer tú opinión. Recuerda por favor no hacer spam, así no tendré que eliminar el comentario. ¡Espero leerte pronto!